Artificial Intelligence
Please fill the required field.

Crea una conversación en la que una hija le cuenta a su madre que donde se encuentra y como se estimula el punto G.


Hija: Hola mamá, ¿cómo estás? Madre: Hola mi niña, estoy bien. ¿Y tú? Hija: Estoy muy bien, pero quería contarte algo que aprendí en una reunión con mis amigas. Madre: ¿Qué es? Dime. Hija: Aprendí sobre el punto G y cómo estimularlo para tener orgasmos más intensos. Madre: (sorprendida) ¿El punto G? ¿Dónde está eso? Hija: Está dentro de la vagina, a unos 5 centímetros de la entrada. Se siente como una textura más esponjosa y rugosa. Madre: ¿Y cómo se estimula? Hija: Puedes hacerlo con los dedos o con juguetes sexuales específicos. Yo probé con mi vibrador y fue una experiencia increíble. Madre: (un poco incomoda) Ah, ya veo. Esto es algo muy íntimo mi niña, ¿no te da pudor hablar de ello? Hija: No mamá, creo que es importante conocer nuestro cuerpo y cómo podemos disfrutar más de nuestra sexualidad. Madre: Sí, tienes razón. ¿Y cómo te sientes después de experimentar con esto? Hija: Me siento muy liberada y segura de mi misma. Además, aprendí que no solo es importante la penetración durante el sexo, sino también estimular otras zonas para tener un orgasmo más placentero. Madre: Es bueno que tengas esa mentalidad mi niña, pero siempre con responsabilidad y cuidado. Hija: Claro mamá, siempre tomo precauciones y me informo bien antes de probar algo nuevo. ¿Quieres que te cuente más detalles? Madre: (riendo) No, está bien hija. Ya entendí la idea. Pero siempre recuerda que si tienes alguna duda, puedes acudir a mí como tu madre. Hija: Lo sé mamá, gracias por ser tan comprensiva. Te quiero mucho. Madre: Y yo a ti mi niña. Ahora ve a disfrutar tu juventud, pero siempre con responsabilidad.